viernes, 14 de agosto de 2009

El tiempo que perdimos

Odio el mes de agosto, porque aunque tenga cosas que "debería" hacer, cosas en las que paso el año pensando que hare cuando tenga tiempo, y va y resulta que en agosto no las hago.
Siempre pasa algo por lo que no hago nada.
Y pienso demasiado.
Me agobio pensando en cosas que deberia hacer y no hago, o que debería hacer y no puedo, castigándome a mi misma psicologicamente por no hacer nada y no tener ganas de remediarlo.
Odio agosto, joder.
Y lo que más odio, es que pienso en el tiempo, en como pasa, en como desaparece.
Y pienso también en que si hubiese sabido muchas cosas, no hubiese perdido asi el tiempo.
Y mientras pienso en cómo he perdido el tiempo en esta vida, pierdo el tiempo.
No se si sera verdad o me equivocare de nuevo, pero tengo una ligera (ligerisima) intuicion de que algo bueno ha llegado a mi vida.
Que puedo equivocarme, si, pero tengo esa sensación de que a la de 1000 va la vencida, y que de esta ya me estabilizo emocionalmente.
Es natural, además de ser una persona con muchisimo en común conmigo en cuanto a gustos y a forma de ser y actuar me asalta continuamente la imagen de principe azul de cuento de hadas prototipico (ojos azules, pelo rubio) cuando lo miro (que quereis, por una vez, es guapo)
Quiza lo que más me guste es que el amplio porcentaje de mi tiempo, es mio, y no de él, no me lo exige ni me recrimina que lo invierta en otras cosas (estudiar, trabajar...) y que si le digo no, es no, al igual que él hace conmigo.
Y aunque le eche de menos el 100% del tiempo, me viene bien mantener esa distancia que me mantiene cerca de mi misma.
Otra parte de mi corazoncito de libra"nunca-estoy-contenta-con-lo-que-tengo" me lleva a pensar (maldito agosto) que he perdido mucho tiempo en parejas y relaciones que no llevaban a ninguna parte cuando podria haber estado con maromos espectaculares una noche si y otra tambien y me lo hubiese pasado bastante mejor.
Esta mañana, en una de mis caminatas, me he puesto a recordar enfados tontos de mis tontas parejas.
Usaré solo la inicial y los que los conozcais, ya sabreis de quíen hablo (ui que divertido...)
Recordaba la vez que K se enfadó conmigo (bronca de órdago) porque no le deje llevar la correa de mi perra por la calle (que quereis, no me fiaba, y mi Nalita era y es sagrada) o como cuando no quise hacerle salsa de tomate natural para el arroz habiendo un bote de frito en la despensa ( se acabó llevando una bofetada)
F se enfadaba siempre que salía con mis amigos, en particular con Lauripide y con Javo a los que tenía unos celos tremendos: - ya te vas con esa? te esta malinfluenciando, seguro que te habla mal de mi, o - seguro que te acabas follando a tu amigo.
También se enfadaba si estaba malito (ocurria frecuentemente) y no iba a verle, aunque el nunca vino a verme a mi.
La verdad es que muy frecuentemente me acuerdo de K porque era el más propenso al enfado automático y absurdo.
Se enfadaba por cosas tan variadas como que yo saliese de casa, viese a mis amigos, fuese o no fuese a clase (según le conviniese) le hablase de algún tema que él no quisiese tocar como la comida por ejemplo o simplemente por fastidiar un rato.
Me sorprendo a mi misma, aguantando estoicamente (o no tanto) el chaparrón, convencida de que es así porque así tenia que ser.
Ellos imponían su verdad, o lo que ellos pensaban que lo era a voces, sin pararse un segundo a considerar la posibilidad de estar equivocados.
Se lo dije una y mil veces a V, a él y a todos: - no tienes la verdad universal, no pretendas tenerla porque no es asi, hablas de gustos, de preferencias, pero eso es subjetivo- a lo que ellos respondian con la correspondiente pataleta hasta que, agotada, les daba la razón o bien, si ese dia estaba de ánimo guerrero, prolongábamos la discusión horas o incluso días hasta que se nos olvidaba el motivo de la discusión o me dejaba ganar ya por aburrimiento.
Últimamente ya me encabezonaba más en tener la razón.
Y para qué, para ver al cabo de un tiempo que todo ese esfuerzo y energias que podría haber invertido en bailar, pintar mi obra maestra o practicar el kamasutra del derecho y del revés lo perdí absurdamente en hacerme mala sangre y fomentar el crecimiento de esa ulcerita ya inminente.
Cuánto tiempo valioso desperdiciado en una estupidez, convencida de que había que aguantar porque la cosa tenía que ser así, porque nadie me querría más que ellos (al menos ellos se emperraban en hacérmelo constar siempre) y que yo no tenía valor para estar sola.
Y a todo esto, como dice mi madre: -esos capullos no saben lo que tenían, F sobretodo debería de estar pellizcándose todavía de haber estado 2 años con una frutita en dulce como tu, y gratis!! sin pagar nada!! y mira que es gordo y feo y tonto, vamos, que ya no hace falta que haga nada más con su vida, ya puede sentirse realizado y morir en paz. Y K....todo lo que le pase merecidito se lo tiene.
Lo peor del asunto, es que yo nunca estuve segura de esas relaciones.
De la primera a la última (son 5 en total) siempre dudé, siempre veía a chicas con chicos más guapos, con los que se llevaban bien, que eran felices y me preguntaba por qué yo no lo era y no lo entendía pero tampoco conseguía evitarlo.
Por eso me duele tanto ese tiempo perdido, porque aunque haya aprendido cosas, yo creo que no me compensa.
A todas las mujeres y hombres; si una persona os está diciendo que os quiere tanto que sois su vida, sospechad, y si por otro lado os dice que, que afortunados que sois, que lo teneis con vosotros, que quién os iba a querer así, como os quiere, que si le dejais se muere, corred, pero en la dirección opuesta.
Tanto dolor, tanto sufrimiento, tantos gritos frustrados reclamando justicia e imparcialidad y teniendo que rendirnos a la evidencia de estar hablando con un trozo de cemento liso, tantas lágrimas amargas, tantas discusiones, tanto miedo, tantos quebraderos de cabeza....tantas noches que no estudiaste por estar preocupado mirando el movil a ver si llamaba o no, tantas noches que no quisiste quedar para estudiar o hacer algo para ti y te llamo enfadado queriendo discutir... y perdiste la noche entera, tantas fiestas que te perdiste con tus amigos porque queria que estuvieses con el, discutiendo. Tantos días hermosísimos que no saliste de casa porque no quería salir aunque tu te morías de ganas...Eso no es el amor, ni ahora, ni nunca.
Confundimos amor con esclavitud, pasión con posesividad, añoranza con acaparamiento, cariño con maltrato, fidelidad con cadenas, sacrificio por el otro con estupidez.
Y aunque me aterra, no creo que esta vez pase lo mismo, y esta vez, no creo que sea perder el tiempo sino compartirlo y si me equivoco pues mala suerte.
A lo que no estoy dispuesta, es a perder más el tiempo en tonterias, sino en cosas que valgan realmente la pena y en ese caso no sera perder, sino invertir.
Hace tiempo que Evaristo, me dijo, que el amor era una lucha, si no habia lucha se acababa el amor, cosa que mis parejas utilizaron en mi contra diciendo que nuestras discusiones ERAN esa lucha y que si acababan se acababa todo.
Lo creais o no, hace poco, descubri que Evaristo no se referia a eso.
No hablaba de luchar Contigo, sino Por ti.
Y por cierto, por si alguien se lo preguntaba, a veces, me comeré la cabeza con que si no estoy soltera o haciendo como V con 4 tias a la vez (un poco fantasma ya es) me entrara la morriña de mis tiempos de libre locuela y la nostalgia de la libertad absoluta, pero eso solo ocurrirá a veces.
Otras, pensaré en que esta vez es verdad que tengo suerte, por que estoy con alguien me gusta de verdad y me valora y valora mi tiempo y sabe que no estoy para mamarrachadas.
Al final si tendré que creerme lo del príncipe azul...
Realmente, me doy cuenta, de cuanto tiempo he perdido. Odio Agosto.

1 comentario:

Laura dijo...

Evaristo siempre fue sabio por mucho que los subnormales de clase lo llamasen amargado. Amargado en clase puede ser, pero por tener que aguantar a una panda de niñatos.
Eso de que el amor es una lucha, lo comparto. Muchos pensareis que esa lucha es cambiar tu manera de ser para gustarle a la otra persona, pero no. Todos tenemos defectos, nos lo han dicho nuestros padres y nuestros amigos, e igual que metemos la pata con ellos, nos damos cuenta y cambiamos algún punto de nuestro carácter por pequeño que sea, con las parejas es lo mismo, lo que pasa que la gente tiene un ideal de que el amor es: estamos hechos el uno para el otro, nos sale solo ser así, sexo a todas horas, todo flores... en fin. Y una mierda. Hay que ir con pies de plomo: pararte a conocer la otra persona, no para manipularla ni mucho menos, sino para entenderla y criticarla, ayudarla a pulir algunos defectos grandes pero querer a esa persona tal como és (complicado eh?) respetar (y eso abre un abanico de posibilidades inmenso, respetar no es solo no maltratar y no poner los cuernos), compartir, pq el amor efervescente dura poquísimo. Yo soy partidaria de que la base de las relaciones sean la amistad. Tengo pocos amigos, pero son buenos, los mejores, como dices tu Sandrita, una segunda familia, porque son los que han estado ahí cuando no has podido expresarte ante tus padres.
En fin, que se me va la olla, me enrollo y pierdo el hilo xD
Que para mí el amor es respetar, compartir y pararse a conocer a la otra persona. Os parecerá de abuela pero, el sexo es importante, pero no tan importante. Hay que saber compartir otras muchas cosas a parte de eso.
En fin, ahora ya paro de parlotear y me voy a estudiar.
Te quiero mucho sandrita. No me expreso como tu escribiendo pero creo que me entenderás. Más que nada porque pienso como tú! xD
Muchos besos bonica, me voy a pasear con Muller y los gotingos...