Puedo y lo Haré

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche"
Así empezaba Pablo Neruda uno de sus poemas más famosos; Puedo escribir.
Mientras en el metro veo los nubarrones de tormenta negros que se avecinan, un manto de niebla cubre los campos que atravesamos, las primeras gotas golpean en la ventana, adormeciéndome, pienso que mucha gente no sabe distinguir entre "puedo hacer", "quiero hacer" y "hago".
¿A quién no le han dicho alguna vez; pensaba traerte un ramo de rosas o pensaba llevarte a un sitio especial o pensaba construirte un palacio de mármol rosa y alabastro?
¿A quién luego efectivamente le han dado lo prometido?
Comprendo que a veces se prometen cosas o se desea hacer cosas que realmente no se puede; yo misma muchas veces digo, si pudiera nos iríamos de viaje a tal sitio o yo que se, sin embargo esa es la diferencia: mi consciencia del no puedo y que si pudiera realmente no diría que si puedo haré, simplemente, haría.
¿Ya sabéis por donde voy?
No soporto las medidas de ultima hora, el primer día que conozco a una persona con la que se que voy a comenzar una relación digo muy clarito y en voz alta para que haya testigos: Lo que mi pareja tenga que hacer durante la relación para conquistarme lo tiene que hacer durante la relación, y no cuando las cosas se enfríen y yo aburrida, hastiada del tedio de nuestra mediocre rutinita me canse y quiera buscar estímulos más interesantes.
En pocas palabras, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, porque hoy me hará feliz, mañana será inútil e innecesario.
Es que sinceramente no lo soporto, yo me levanto un día, voy por la calle y veo un escaparate (por poner un ejemplo) veo algo (una pijada) que le puede gustar a mi pareja y si con mi modesto pecunio puedo permitírmelo, pues no hay mas que hablar.
No necesito que el día sea "nuestro día" ni San Valentín ni su cumpleaños, no necesito un nombre para ese día, ni un motivo, ni una excusa, me gusta y se que a mi pareja le va a gustar, punto.
Por qué entonces tiene que esperar mi pareja ya no a que sea un día señalado porque "se le ha olvidado" sino a tener una bronca monumental para traerme una rosa.
Es un sinsentido, porque generalmente la bronca ha sido porque "no tienes detalles conmigo".
La primera vez funciona, sonríes estúpidamente, piden disculpas alargando tímidamente la flor antes de esconderla tras la espalda diciendo:- primero dame un beso- lo besas enternecida y aun besándote la flor cambia de manos, la hueles una vez, lo acaricias con dulzura y dices; - Oh, gracias cielo es muy bonita.
Bien, esta escena se daba cuando tenías exactamente dieciséis años, diecisiete y dieciocho pero transcurrido ese tiempo y utilizado el sucio truquito de la rosita unas veinte veces, como rosas llevas tiradas a la basura y el del poema de rima consonante y de arte menor, la situación ha cambiado.
Cuando esta escena se da (si es que ocurre) la historia es más o menos esta:
Levantas una ceja al verlo llegar excitado ocultando la rosa, pide disculpas alargando tímidamente la flor y piensas:- Anda, mira que bien, después de llamarme puta, más que puta me traes una rosa, que detalle- la esconde tras la espalda diciendo:-Primero dame un beso
-Si mira, encima con exigencias, que la que está enfadada soy yo, ni que fuese una foca, ¿También quieres que sujete una pelotita con la nariz?
Al final, al notar el titubeo alarga la rosa y se acerca a besarte, tras un beso gélido, miras la flor chuchurría comprada a un paquistaní por el camino:- Será rata, anda que podría haberla comprado en una floristería, si esta medio pocha...
Por cumplir acercas la nariz al plástico y descubres que es una rosa sin olor, eso y que si le quitas el plástico el tallo se romperá por siete sitios.
-Bueno ahora no dirás que no tengo detalles-dice entre serio y orgulloso.
Mira muchachote; lo de la rosa, primera, te lo tuve que decir yo, segunda, está tan sumamente trillado que no es ni romántico, tercera, que a mi el cabreo no se me pasa ni con una rosa, ni con un anillo de brillantes, ni con una tarta Contessa que me traigas, haberlo pensado antes de que me enfadase, ahora no tiene ningún sentido.
Además, te toca volver a casa con la rosa procurando que no se poche más de lo que está y al llegar a casa la dejas secando en algún rincón pillando polvo hasta que esa relación se rompe y un día entre lágrimas tiras la rosa a la basura.
Luego viene el tema del poema, el poema que no te escriben hasta que lo pides, y no lo pides porque tengas el capricho, sino porque el primer día te dijeron:- Oh yo soy un romántico, me gusta conquistar a mi pareja día a día, escribo poemas ¿sabes? te escribiré alguno...
Te escribiré alguno; eso es un contrato verbal, es una promesa tácita de que algún día aparecerá bajo tu ventana y te recitará un hermoso soneto que haría ponerse verde de envidia a cualquiera de las amadas de Ausias March.
Pero no, el poema prometido nunca llega y comienzas a desesperar, llega el día en que remordiéndote la curiosidad preguntas: -¿Has escrito algo últimamente?
-¿Algo de qué?
-Sobre mi
-¿Qué tengo que escribir sobre ti?
Cualquiera en su sano juicio, es decir, no estúpidamente enamorada, se daría media vuelta e iría derechita a la oficina del consumidor más cercana a poner una reclamación:
-Buenos días, el macho o varón acompañante que adquirí en la fecha X ha resultado ser un pufo, quiero poner una reclamación por publicidad engañosa y una demanda por daños y perjuicios.
Pero lo que haces es parpadear un par de veces y decir:
-Un poema, ¿no has escrito algún poema?
-Ah no, es que últimamente no estoy inspirado.
"Será mamón", piensas, pero aun tienes deseos de hurgar más en la herida:
-¿Yo no te inspiro?
-¡Si!¡tu si! eres mi musa, mi sol, mi luna, mis estrellas...
Cuando tienes dieciséis años, cuela y sonríes satisfecha cuando te dicen que eres el motivo por el que vive y se levanta día a día, cuando alcanzas la veintena te ríes de esas parrafadas con tus amigas tomando una cerveza y luego añades: -Y el poema famoso no llega.
Pero llegará, no te preocupes, tras el día de la Gran Bronca te llega al mail un poemita repetitivo, absurdo, mal rimado y sin sentido alguno en tu relación:
"Ardillas y melones, las buenas ocasiones
amor y corazón, almejas y salmón"
O peor aun; te envía una cosa que ni rima:
"Te quiero pichoncita y que sepas que soy el que más te quiere en el mundo mundial
porque la vida sin ti es nada y aburridísima"
O peor todavía:
"Oh mi amada, de cabellos de oro como el sol cuando amanece
tus ojos son dos océanos en los que soy feliz ahogándome
mi corazón late a mil por hora cuando veo que te acercas
pichoncita porrompompera ¿Quieres ser mi camarera?"
El primero es una soberana tontería, que en un intento de ir de poeta inspirado y de profundo ni él te consigue explicar:- No se, me vino la inspiración- alardea
El segundo es simplemente una horterada que escribiría hasta Ana Obregón para su próxima serie.
El tercero ni siquiera habla de ti, es la prueba de que sí; realmente escribía poemas pero no a ti, lo que pasa es que su anterior novia le dejó y él se lo escribió para hacer exactamente lo que está haciendo contigo: disculparse.
Ella fue más lista que tú y él hoy se lo ha encontrado buscando una libreta donde apuntó un teléfono y sí que le ha venido la inspiración; pero para tomarte el pelo miserablemente.
Vamos, que no eres su musa y que encima te toma por tonta.
Huelga mencionar los plagios flagrantes a escritores famosos con la esperanza de que tú no los conozcas y hacértelos pasar como suyos.
Luego tenemos las falsas promesas:
El "yo quería llevarte a cenar a un sitio romántico" "quería llevarte a ver el circo del sol" "quería comprarte un anillo de brillantes y pedirte que te casaras conmigo en esta noche de luna llena"
Cuando tienes dieciséis años, la sola mención de estas promesas hace que te estremezcas de placer y digas sonrojada;- No pasa nada cielo, la intención es lo que cuenta- o simplemente dices:- Oh cariño que romántico, gracias.
¿Gracias? ¿Por qué? ¿Por qué le das las gracias si realmente no ha hecho nada? Pero tú vas y lo recompensas con una noche de sexo tórrido y te levantas de un humor excelente.
Cuando esa relación se va al garete precisamente porque él no tenía detalles contigo te preguntas: ¿Por qué le recompensé si no hizo nada? yo también se hacer promesas de pre campaña electoral, no te jode.
Cuando ya te acostumbras a oír esas cosas las recibes con un levantamiento de ceja:
-Cielito es que pensaba comprarte un anillo de diamantes y pedirte en matrimonio
-Ahá, ¿Y dónde está el citado anillo?
-Ah, me gasté todo el dinero en irme de juerga con mis amigotes del pueblo, ten en cuenta que solo los veo en verano, pero mi oferta sigue en pie
-Mira, cuando quieras pedirme en matrimonio ahorras un año y me consigues un señor anillo que necesite gafas de sol para mirarlo, y procura no mentar a mis mejores amigos en vano, que ya sabes que los diamantes son el mejor amigo de una mujer.
¿Para qué venderse de esa forma? ¿Por qué hay que mentir a una persona que se supone te gusta? ¿Para conquistarla momentáneamente? porque realmente esa persona no es tan estúpida de tragar a todo, y llega un día en que se cansa.
¿Por qué decir quiero hacer tal cosa cuando no en verdad no quieres?
¿Por qué hay que decir me gusta escribir poemas y pasear a orillas del mar a la luz de la luna si realmente luego lo que te gusta es ver el fútbol en el sofá?
Es perfecto que te guste ver el fútbol o quedarte en casa jugando al Wow, lo que está mal es que mientas, que digas quiero hacer y no hagas.
Si quieres pero no puedes, puedes hacer otras cosas.
Si haces se acabó el problema.
Si puedes, haz.
Si puedes y no lo haces, es que en realidad no quieres, y por tanto no mereces que te quieran porque eres un cretino.
Porque señores, ponerse de nick de messenger "puedo escribir los versos más tristes esta noche" cuando ella por fin se harta de ti y te deja, es un dramatismo innecesario, porque en realidad no puedes escribir los versos más tristes esa noche, porque no sabes escribir poemas, y tampoco lo vas a hacer porque eres un vago y prefieres jugar al guitar hero que escribir los versos más tristes esta noche.
Porque es un plagio y un insulto a Neruda que por cierto, dijo:
"Puedo escribir los versos más tristes esta noche"
y si alguno ha pasado de esa linea habrá podido comprobar que: Oh, milagro:
Él lo hizo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estoy de acuerdo pero no nos quedemos solo con los tios poco detallistas. Tambien podriamos hablar de esas chicas k consideran k tener un detalle con tigo es hecharte un polvo o mamartela. Pero sea del genero k sea es triste no apreciar lo k se tiene Y no mover el culo por algo gue no sea satisfacerse a uno mismo. Se supone k no estas con alguien solo para ser feliz, tambien tienes k hacer feliz a tu pareja. Si no vuscate ligues de una noche o vete de putas.
Cassandre ha dicho que…
Y todo esto lo dijo Victor al cual el blog no deja identificarse.
Alejandro ha dicho que…
Qué bueno Sandra, cómo me he reído.

Además de que es bien cierto lo que dices, aunque no he tenido la suerte o la desgracia de experimentar un comportamiento similar.

Saludos ^_^

http://www.fotolog.com/rediar_x
RhiA ha dicho que…
Creo que después de lo acontecido y hablado/rajado este fin de semana no podías hacer una entrada más adecuada que esta! No hace falta que te diga lo de acuerdo que estoy :D.
Te agrego a los blogs que sigo ;).

Entradas populares