lunes, 24 de noviembre de 2008

Mujeres y manzanas

Hoy, en la parada, habían dos autobuses del mismo número estacionados, cuando esto sucede hay que coger el que está delante porque el otro acaba de llegar y está haciendo el descanso.
A esto me disponía cuando el autobús más avanzado ha arrancado dejándome a pocos metros de distancia.
Luego me he dado cuenta de que el de detrás realizaba el mismo trayecto.
En ese momento el conductor se me ha acercado sonriente y me ha dicho: -no niña no, subete en el mío que a las chicas guapas me las llevo siempre yo- y me ha guiñado un ojo.
No se a vosotras, pero a mi esto me alegra el día.
Me he reido, le he dado las gracias y he subido al autobús, pero la cosa no ha quedado ahi; al tomar asiento el conductor ha seguido con su retahila al mas puro estilo:- ole ole y ole las mujeres guapas- a lo que al final he contestado entre risas (hay que reconocer que el hombre era gracioso):- vale ya que me van a saltar los colores- y el me ha dicho:- pero como te van a saltar los colores si ya deberias estar acostumbrada a que te digan estas cosas, niña que ya eres mayorcita para saber lo guapa que eres.
Aquí mi moral ha tocado el techo del autobús y he tenido que ocupar un par de asientos más de lo que me he hinchado.
Realmente hoy no iba vestida de ningún modo especial, no iba maquillada (nunca me maquillo para ir a clase porque suelo rascarme los ojos y hago verdaderos estropicios con el rimmel) y llevaba una discreta coletita a modo de peinado.
Así que no se si ha sido el día, las hormonas o que este conductor era el típico ligón simpaticón pero hoy me ha visto divina.
Esperad un segundo, todo esto tiene un por qué lejos de dejar caer a mis lectores que no tengo nada que envidiarles a las mises: la cosa ha seguido.
Despues de organizarme en el asiento con mi follón habitual de mochila, periódico, mp3, me he quitado la chaqueta, el conductor se ha girado una vez, me ha mirado y luego ha vuelto a girarse para decirme: eso es bonita, vas mucho más segura sin la chaqueta, si.
Yo a las 9 de la mañana aun estoy lo suficientemente espesa para no pillar las cosas a la primera, pero al pensarlo friamente me he dado cuenta de lo que me estaba queriendo decir, aquí viene la miga del asunto:
yo no soy la clase de chica que se ofende porque le miren el escote o se lo digan, aunque claro, no es lo mismo que te miren con cara de besugo baboso y no sepan ni lo que les estás diciendo que lo miren y ya está.
Tampoco me molestan las observaciones de ese tipo ya que si así fuese no me pondría escotes (porque si, defiendo mi derecho a vestir como me de la gana, pero debo de respetar al fin y al cabo el derecho de los demás a mirar), en el fondo es un halago, te están diciendo que tienes un cuerpo bello, que eres deseable.
Si no nos ofende que nos digan guapa o que ojos tan bonitos tienes, por qué nos molesta que nos digan que escote o que pechos cuando llevamos escote o que piernas tan bonitas cuando llevamos minifalda?
Al fin y al cabo, hay mujeres que se operan el pecho y luego dicen abiertamente sentir asco de los hombres que se lo dicen.
Evidentemente cada cual tiene el derecho de hacer con su cuerpo lo que desee, pero la autoestima tiene dos componentes, a saber: la visión que tenemos de nosotros mismos y la visión que tienen de nosotros.
Si tu sales de casa pensando que eres un cardo, y alguien te halaga por la calle, automáticamente tu percepción de ti mismo cambia, te miras con otros ojos al espejo, como si esa persona te prestase por un momento su mirada y te vieses a través de sus ojos y su mente, o eso, o tu opinión realmente te importa una mierda.
Reconozcamoslo, las mujeres y hombres que se operan, no lo hacen por sentirse mejor consigo mismos, lo hacen por sentirse mejor con los demás, buscan una belleza preestablecida y una mayor aceptación a nivel social, realmente, siendo egoístas, todos nos vemos guapos delante del espejo.
Aunque luego digamos a nuestros amigos;- que gordo estoy, o estoy muy fea, o tengo granos- cuando estamos a solas, como únicos amantes de nuestra imagen, todos, absolutamente todos le ponemos morritos al espejo y nos decimos: - que guapo/a soy, que bueno que estoy, oye pues no estoy tan mal.
Por eso no lo comprendo, cuando una mujer se pone unos pechos realmente incómodos (los mios son naturales, de un tamaño normal y corriente y muchas veces me resultan un incordio), se pone un escote por el ombligo, realmente pretende no ser mirada? en realidad lo que busca es subir su autoestima por medio de las miradas de los demás: por qué la ofende que se lo digan abiertamente cuando realmente es lo que busca?
Actualmente las mujeres vivimos en una lucha interna constante; luchamos entre nuestro instinto, entre el deseo de agradar, de sentirnos deseadas, de subir nuestro propio autoestima, luchamos contra nuestra propia femineidad porque queremos sentirnos a la vez modernas, capaces, no sentirnos como un objeto y sobre todo ser feministas.
Sin embargo, yo creo que ser feminista consiste en defender los derechos de la mujer y uno de nuestros derechos básicos es no ser hombres, ser capaces de hacer lo que hace un hombre pero sin renunciar a nuestra esencia, y en cambio, intentamos ser iguales que los hombres cuando realmente no lo somos.
Somos igual de capaces, pero tenemos instintos, ventajas y desventajas que nos hacen diferentes, y en vez de valorarlo, o de aceptarlo simplemente, hacemos cara de ofendidas, nos molestamos por algo que en el fondo es la propia naturaleza.
Mis pechos, hasta el día en que yo sea madre y decida alimentar a mis hijos solo tienen tres funciones: incordiarme cuando bailo, anunciarme cuando me va a venir la regla con punzantes dolores y seducir.
Por qué debería estar mal utilizarlos, por qué ofenderme si al fin y al cabo, lo que me ha dicho ese hombre es que me considera atractiva?
En el fondo es una de las pocas cosas que nos unen a la naturaleza todavía, la búsqueda de compañeros de apareamiento, y cuando una hembra elige al macho con el que se va a aparear a quíen busca? al más fuerte y más guapo y más capaz para proporcionarle una buena base genética a sus crias.
Realmente a quíen buscamos nosotros? al más guapo o guapa, al que tiene más dinero, al más inteligente, al más algo, al que nos puede asegurar que nuestra descendencia será una buena descendencia.
Por qué matar esos instintos? si yo llevo un escote, además de que me guste el vestido es porque yo pienso que me favorece, y por qué pienso que me favorece? porque yo me siento más atractiva y los demás me ven más atractiva, ergo, yo quiero que los demás me miren, eso no me convierte en más tonta, o menos capaz o menos defensora de los derechos de las mujeres, de hecho pienso que me convierte en más defensora, porque ademas de defender mi derecho a ejercer un trabajo, a pensar, a ser un ser válido, también defiendo mi derecho a ser femenina y a comportarme como tal si es mi deseo, es decir, a hacer lo que me de la gana.
Por eso durante unos instantes he dudado sobre cual debería de ser mi respuesta que ha resultado ser entre una risa y un :- ay dios...
Por qué tomarmelo a mal? ese hombre solo pretendía ser amable, simpático o llevarse a una jovencita al lecho conyugal, qué más da? yo también puedo decirle lo mismo a un chico.
Por otra parte, esta tarde me ha llegado un mail de esos de lo valiosas y estupendas que somos las mujeres y lo poco que nos valoran los hombres que son malos malos.
La idea en si es bonita, pero sinceramente no estoy de acuerdo con ese texto:
Se titulaba manzanitas y era una presentación de esas con música mona y fotitos tiernas haciendo exaltación de unas ideas que más bien no comparto.
Venía a decir que las mujeres somos como las manzanas, en las ramas más altas crecen las más valiosas y por eso los hombres que son cobardes no se atreven a subir al árbol por miedo a caerse y dañarse. Bueno en general yo no tengo esa visión de TODOS los hombres. Despues continuaba; por eso, cogen las manzanas podridas que caen del árbol, porque ya están en el suelo y no implican riesgos.
Y yo os pregunto: qué mujer merece ser llamada manzana podrida y por qué?
Lo peor de todo, es que se por donde iban los tiros, una mujer que "no espera" al amor de su vida y mantiene relaciones sexuales es para el autor/a del texto una manzana podrida.
Buscad en you tube videos de cadáveres en descomposición o el de la manzana; en el que se observa una manzana pudriéndose al cabo de varios días o simplemente morded una manzana y dejadla en la encimera una semana o dos.
Lo vereis vosotros mismos, la podredumbre, es un estado horroroso, desagradable (y aunque necesario) comparar a una persona que tiene sexo con algo podrido me parece de lo bajo, lo más bajo, lo que está en el sótano.
Y añade, las manzanas que están en lo alto piensan que el problema está en ellas, e intentan rebajarse para ser alcanzadas sin darse cuenta de que ellas son grandiosas.
Hasta aquí estoy de acuerdo; pero ni una mujer, ni un hombre, ni nadie, debe de ser rebajado o humillado, vale.
Por eso no desespereis, porque algún día habrá un hombre lo suficientemente valiente que subirá a lo alto del árbol para alcanzaros.
Bien, la idea es buena, que habrá alguien dispuesto a luchar por nosotras, muy bien, pero señor (o señora) autor de este texto: ya nos ha hecho bastante daño Disney vendiéndonos el cuento del príncipe azul como para que encima usted le ayude, y por otra parte; yo no soy una princesa secuestrada, no necesito que nadie trepe a ningún árbol a buscarme, porque tal vez, yo también tenga que hacer algo por un hombre que realmente valga la pena no? igual que hay mujeres valiosas, hay hombres valiosos y que merecen amor y respeto, lo mismo que se supone se pide para nosotras en este texto, donde creo, dejan a los hombres a la altura del betún.
Tampoco significa esto que yo sea una "manzana podrida" y que no se hace de valer.
Pero esperad, que aun lo arregla:
La mujer salió de una costilla de Adán (y al carajo con la teoria de la evolución de las especies) y no de los pies para ser pisoteada (vale en esto estoy de acuerdo considerándolo una licencia poética) ni de la cabeza para ser superior ( yo no digo que las mujeres seamos superiores pero esta frase tiene una interpretación muy muy mala aunque yo prefiero pensar que habla de igualdad, sin embargo, no es así creo yo)
Salió del costado para caminar al lado (otra licencia poética) bajo el brazo para ser protegida ( el hombre no necesita ninguna protección porque es el macho de la especie, fuerte y duro, y no llora: nunca!) y junto al corazón para ser amada (muy bonito, pero discrepo)
Ahora creo que me comprendereis, la idea es buena, predica una especie de mensaje para que las mujeres se valoren más y pretende acabar con una especie de poesía exaltada de la mujer es igual al hombre porque así fueron creados pero patina en los conceptos de que necesitamos protección y amor y que vengan a buscarnos antes de caernos del manzano.
Ah, por cierto, cuando he ido a bajar del autobús, el conductor me ha dicho:- ya te vas? pues vaya, ya se va toda la inspiración del día.
Oye, por qué no decirlo; el piropo es bonito, y más vale eso que como suelen hacer los conductores de autobús que casi te escupen a la cara.
Y puede que yo (la inspiración del conductor) me haya ido, pero desde luego él hoy ha sido la mía.

2 comentarios:

VoNDaLv dijo...

Olé! Como siempre un texto sencillo y exquisito.

La verdad, es un tema bastante importante todo lo relacionado con la "Igual da" ya que, si abusas de ello te llaman feminista y si, por lo contrario, no le prestas atención, te llaman machista.

Esto es una auténtica mi**da, ni príncipes, ni manzanas ni mejillones en vinagre (?), todos iguales, mismas oportunidades, mismos derechos. El que quiera sentirse inferior, allá él, pero que deje a los de arriba (del árbol) en paz, que si están ahí es por algo.

Hay clases y clases y, ciertas personas, están fuera de todas ellas.

Salt dijo...

¡Hola! Hace tiempo que no venía por aqui, y entro y me encuentro con este tema un tanto complicado.

La verdad es que estoy bastante de acuerdo con lo que dices, pero a mi no me gusta que me digan piropos por la calle, si yo me arreglo es para sentirme bien yo, sobre todo, también para mi pareja y sí, no me importa demasiado que me miren por la calle y que me suban la moral.
Seguramente el conductor del bus fue amable con el tono (es como yo me imagino la situación), pero me revienta mucho cuando te cruzas con alguien por la calle vestida con unos vaqueros y un suéter de cuello vuelto y sueltan un: guapaaaaa... mientras te desnudan con la mirada. Porque hay gente que suelta un piropo amable y hay otros que no.

En cuanto a lo de las manzanas...para mi que lo escribió alguna persona que no disfruta de su sexualidad libremente, y mira que es una parte importante de la vida...

Bueno ya me he vuelto a enrrollar, si es que no tengo remedio.
Un beso, bonica!!