domingo, 6 de julio de 2008

Las góticas de verano

Allá en mis tiempos mozos, en ese momento de búsqueda (y a veces de no encuentro) de la preadolescencia suprahormonada a grandes rasgos decidí adoptar la estética de lo que creo se conoce como una tribu urbana.
Y digo a grandes rasgos porque es un estilo que ya antes me gustaba y porque nunca he sido gótica en el sentido formal de la palabra.
Ahora soy lo que entre amigos llamamos una gótica desradicalizada que viene a ser que me sigue gustando la estética oscura pero me visto como me da la gana.
Y no me parece mal realmente, evidentemente en mi armario hay un predominio de ropa negra (no la iba a tirar!) pero pienso que no hay que limitarse en nada ni tan siquiera en algo aparentemente simple como es la indumentaria y el hecho de pertenecer a un grupo tan marcado te limita personalmente puesto que hay días en los que uno no esta de humor para ir de negro.
Pero por qué no, interiormente sigo conservando esa afinidad por este colectivo y a veces recupero del baul de los recuerdos (uhh) mi yo más primitivo.
Ahora la gente me señalará con el dedo y dirá:- ahá!! te atreves a llamarte gótica cuando has cambiado tu forma de vestir y en verano llevas ropa blanca??.
En este punto quiero dejar bien claro que no me voy a meter en cuestiones de si el gótico no es solo la indumentaria sino que es una forma de vida bla bla bla...porque no me voy a meter en si comparto mis opiniones en ese sentido o no.
A grandes rasgos el estilo es precioso pero tiene un defecto que, oh amigos góticos y siniestros españoles pareceis haber pasado por alto: el clima no es apto para ser el más oscuro de los vampiros.
Yo solo fui vestida de negro un verano; con mis pantalones largos, botas o calzado cerrado y alguna blusa de encaje: y no lo repito nunca.
Queda muy bonito por supuesto ver a una lánguida flor decimonónica sudando la gota gorda soportando con cara de circunstancia (gótica y siniestra) el abrasador calor que hace en Valencia a mediados de julio.
Y direis:- claro boba, esque los góticos solo salen por la noche. Ya, y supongo que los góticos no comen, así que no tienen que ir al supermercado, no tienen amigos, no van a la piscina, no compran libros ni ropa ni...
Por eso, me dije a mi misma que nunca más, que cuando las condiciones climáticas fuesen adversas yo me transformaría en la más mística de las hadas o hippys y ataviada con mis faldas indias o vestidos ibicencos pasaría los duros días de canícula estival.
Pensadlo friamente; ¿Alguien ha visto alguna vez al conde Drácula secándose los chorretes de sudor? ¿A Lestat el vampiro arrastrándose míseramente por una calle sin una sola sombra donde cobijarse para comprarse un helado a la vuelta de la esquina mientras los pájaros caen muertos de los árboles deshidratados?
Eso es porque estos personajes coinciden todos en que son de climas más bien frios.
Por eso cuando el otro día en el vagón en que viajaba hicieron su aparición 3 góticos muy jovencitos, una de ellos ataviada con sus mejores galas de gothic lolita adquiridas a un precio razonable por ebay casi me dio un síncope.
La chica en cuestión llevaba "solamente" una blusa de encaje negro, guantes, corsé de terciopelo negro, una falda larga, un petit coat (can-can que sostiene la falda), medias de lycra y botas altas además del maquillaje para acentuar su palidez y los ojos y labios negros.
Evidentemente iba muy mona la chica, pero ir así vestida con 40º a la sombra y mientras yo con un vaquero y una camiseta ya agonizaba esperando mi muerte próxima me parece de ser poco inteligente, bonito si, pero absurdo.
Es lo malo del verano; que no es buena época para ser consecuente.

1 comentario:

Alejandro dijo...

qué grande eres Sandra XD

http://www.fotolog.com/rediar_x