martes, 1 de abril de 2008

La maldición de los móviles con mp3

La tecnología avanza a pasos agigantados, a grandes zancadas de 7 leguas; hace unos años, no muchos el telefono móvil era solo un privilegio de yupis (entonces se llamaba asi a los ejecutivos trajeados) y una pijada monumental, y ellos iban dando voces por la calle para que la gente se fascinase en contemplar la maravilla del invento que por cierto parecía mas un ladrillo o una cabina telefónica, eso si, sin cables.
Y la gente se volvía y murmuraba -oooohhhh mira, eso es un teléfono móvil.
Ahora ya no, ahora ya tiene móvil cualquier hijo de vecino, incluso niños pequeños y ha cambiado el castigo típico de: -como no te portes bien te haré copiar 100 veces no desobedeceré a mis papás- por - como no te portes bien te dejo sin saldo en el móvil.
Ahora los móviles han pasado de ser meros aparatitos por los que llamar y ser llamado a recibir mensajes, navegar por internet, tener msn, mp3, juegos, películas, teclados de ordenador, agendas electrónicas incorporadas...y esta bien, esta realmente bien lo que no esta tan bien es el uso que le dan al mp3 del móvil.
En la normativa de emt y metrovalencia esta claro como el agua: bajo pena de multa está terminantemente prohibido utilizar aparatos de sonido en el autobús/metro que molesten al resto de pasajeros.
Y molesta, molesta mucho cuando estás esperando el metro y una horda de (bakalas/gitanillos/sudamericanos reguetonianos) (no los únicos, si los mas frecuentes) suben a tu vagon acompañados de 3 o 4 móviles sonando intermitentemente a todo volumen mientras ponen canciones que yo no distingo una de la otra.
Y no lo soporto porque en parte eso atenta contra mi libertad, mi libertad de escuchar o no lo que me de la gana, porque no soporto ni la música máquina, ni el gitaneo, ni el reagueton o como se escriba y tengo todo el derecho del mundo a no escucharlo, ni yo, ni todo el andén.
Y direis, pues cógelos cuando te molesten y diles que paren la música pero creo que no he equivocado el término horda porque jamás van solos y yo sinceramente soy valiente hasta cierto punto, pero con mi escasa estatura no me atrevo contra un grupúsculo de estos, porque aprecio mi integridad física.
El otro día sin ir más lejos esperaba el metro en la parada y aguanté un amplio recital de lo que me parecía camela o un grupo de esa índole; los pinchamóviles de esa ocasión eran 3 gitanillos de pelo cenicero y arete dorado en la oreja que con gesto de besugo escuchaban y comentaban la calidad de la pieza: -ta wapo ´io (esta guapo tio (está bien/es bueno/interesante amigo)) Y no es que yo tenga nada contra la etnia gitana, tengo en contra de los gitanillos que en mi diccionario rico en matices no es lo mismo que un gitano; el gitanillo es una extensión de la estética bakala para ser precisa.
Pero a lo que iba; fascinación ejercen en mi las pandillas de esperpentos, sobretodo en los previos a fiesta viernes y sábados en los que sacan sus mejores galas (ja, ja, y requetejá) y viajan en el metro armados de la banda sonora que desde que alguien incorporó mp3 a los móviles (ojalá se pudra en el infierno!!) los acompaña siempre.
Me impresiona cuando la acompañan de palmas tribales con la cabeza hundida entre las manos haciendo gestos y muecas de placer como diciendo (o cuando lo dicen directamente) -esto es buena música, esto es lo bueno.
Me impresiona cuando hacen el gesto del brazo cual si sujetasen una lanza (reminiscencia tribal de la que hablaré algún día), en general, me impresiona siempre su falta de vergüenza que debe de ser intrínseco a su falta de cultura, vocabulario e inteligencia en general.
Pero la cuestión básica y primordial a la que siempre vuelvo es al respeto y a la educación; a no todo el mundo le gusta el metal o la música árabe o celta como a no todos nos gusta el reagueton;
¿por qué tenemos que aguantar unos cuantos los gustos de otros? ¿a quién se le ocurrió la idea de poner en manos de unos becerros otra posibilidad para molestar?
¿Y por qué cuando veo a un grupo de impresentables de estos sufro un arrebato de ansias de tirarlos a todos de una patada a la vía?

No hay comentarios: