miércoles, 30 de enero de 2008

Ya no hay elegancia!! (tésis segunda)

¿Cómo tratar los diversos temas de hoy con una hilazón lógica? porque como ya dije en el anterior comentario, los días de huelga la gente se desata.
No se bien por qué sucede esto, qué les lleva a actuar así, pero lo cierto es que la gente se comporta como si el metro fuese a irse al fin del mundo y a caer por un precipicio con ellos dentro.
No es que a mi me de igual llegar tarde a mis clases o que los metros tarden 30 minutos en llegar, pero qué quereis que os diga, me lo tomo con calma. Total, si va a tardar media hora en llegar de nada servira que yo corra por la calle o me ponga histérica a empujar a gente, así que mejor llegar 40 minutos tarde y relajado y de buen humor que 37 , sudado y de mala leche.
Parece que la mayoría de la gente no sigue esta deducción sencilla, pero hoy me he librado de padecer los golpes del destino (o del codo del vecino) y me he limitado a ser mera observadora, aunque solo por la mañana.
Hoy he conseguido sentarme antes de que el tren se llenase, pero conforme íbamos avanzando se llenaba cada vez más.
Uno de los asientos enfrente mio se ha quedado libre y al volver la cabeza una chica me ha caido encima; la chica que ha entrado despues le ha dado un empujón tremendo, se ha colado entre la chica que caía y el resto de gente para sentarse ella la primera en el asiento.
He mirado alucinada a la chica que me ha caido encima y luego a la otra que lejos de inmutarse se ha dedicado a retocarse el pelo delante de la ventana.
Cuesta creer que una chica tan mona y tan arregladita, con ropa pija un bolso de diseño, el pelo moldeado de buena mañana, pintada y con uñas de porcelana pueda llegar a mostrar una naturaleza tan egoísta y tan grosera.
Durante los días que llevo yendo de acá para allá en el metro creo haber visto de todo, así que me sorprendo relativamente poco, aunque nunca me acostumbro; que quereis que os diga, sigo sin entender como la gente puede ver pasivamente a una persona cargada y no cederle jamás el asiento, o a una persona mayor, a una embarazada, no se, gente que teóricamente tiene prioridad, e incluso asientos reservados que he visto negar porque "ellos llegaron primero".
Esto me recuerda que una vez me disponía a sentarme en uno de los asientos reservados: al contrario de lo que suele suceder yo me siento, no me dejo caer sobre el asiento ni me tiro encima y supongo que si alguien que no me conozca pero que lea este blog sabría reconocerme por mi característico movimiento ralentizado, como si fuese a cámara lenta.
Estaba inclinándome para sentarme cuando un chavalin de unos 17 años (bakalilla, como no...)
se deslizó entre mi espalda y el asiento y se sentó.
Fue tan rápido que sin querer me senté encima de él que rápidamente me empujó lanzandome comentarios como - eh tia de que coño vas , etc-
Yo le miré aun asimilando lo sucedido y aunque raro en mi, sentí una rabia y unas ganas de pegarle una paliza tremendas.
Sin embargo estuve aguda y rápidamente le dije;
-me iba a sentar yo ahi
- pues ahora estoy yo ja ja ja- (mirando a sus dos amiguitos)
-ya pero esque te has sentado en un reservado y yo estoy embarazada, así que es tu obligación dejarme sentarme-
rápidamente un señor mayor que estaba enfrente y lo había visto todo se levantó y dijo:
-señorita por favor siéntese aquí
-no!!, los asientos reservados son esos, y lo que yo quiero es que ese maleducado se levante de ahi y me deje el asiento, además usted no tiene porque levantarse cuando él tiene la obligación de dejarmelo.
-ya has oido a la señorita, levántate!!
El bacalilla y sus mariachis se levantó con las orejas gachas y salieron del metro en la siguiente parada y mi heroe y yo (Cassandre la justiciera) nos estuvimos deleitando durante un tiempo en el análisis de lo sucedido y lo mal que están los jóvenes de hoy en día.
Vale, es cierto que yo no estaba embarazada, pero lo que sí que es cierto es que es muy injusto que con esa mala educación por estandarte tengamos los demás que sufrir las consecuencias.
También me ha sucedido que cediendo el asiento a una persona luego no me hayan dado ni las gracias ni se hayan comportado bien conmigo.
¿pero quíen educa a esta gente? mucha tontería con la corrección política, con que si está bien llamar a los gays , gays o personas homosexuales o de tendencias sexuales diferentes, a los negros , personas de color, de orígenes africanos, a los blancos, occidentales o de tez clara, mucha tontería con si es lícito permitir el aborto o no, pero luego, a la hora de la verdad, la gente permanece ineducada (como decía una profesora mía, no mal-educada, que implica que existe una educación aunque mala, sino in-educada que significa que no existe educación de ninguna especie) en el estado más salvaje, en el que la gente se golpea por sentarse para un trayecto de dos o tres paradas, o se insultan.
¿por qué ese ansia de vivir tan rápido? ¿por qué esas prisas? ¿qué nos hace vivir tan deprisa que nos permitimos el lujo de aplastar a los que conviven con nosotros?

1 comentario:

VoNDaLv dijo...

Estabas embarazada ese día y no me dijiste nada? u.u

Me encanta cómo escribes, como siempre ;P Sigue así! :*