miércoles, 9 de enero de 2008

Del porque de mi vida subterranea

Nunca he sido partidaria de los blogs, al menos de los blogs absurdos tipo:
- Ui, pipo hoy no me ha hecho casito, asi que he llamado a Suso y hemos ido a vips- pero mucho peor redactados y con comentarios tipo - vane te kero taco....-
Me parecen una pérdida de tiempo y espacio, pero hace un tiempo descubri el blog de una bailarina que me gusta mucho leer y considero una gran fuente de información, asi me di cuenta de que tal vez los blogs pudiesen tener alguna utilidad lejos de diarios de niños y niñas deseosos de llamar la atención.
Y se que esto pudiera parecer lo mismo, pero me encanta escribir , hablar y pensar, de pronto este me pareció un buen sistema lejos de mis típicos manuscritos y que posiblemente nunca vayan más lejos que eso.
Hace 6 meses me trasladé desde el centro de Valencia a un pueblo de los alrededores; acostumbrada a no coger el metro más que en pocas ocasiones puesto que suelo ir andando a la mayoría de sitios y además me da una cierta claustrofobia ahora tengo que cogerlo como mínimo 2 veces todos los días y además para hacer un trayecto de 30 minutos aproximadamente.
Cuando de lo anecdótico se pasa a lo cotidiano, cuando comienzas a acostumbrarte a lo que inicialmente te pareció un infierno subterraneo de tuneles y vias de hierro y cuando comienzas a reconocer rostros familiares, a entablar conversaciones o a matar el tiempo simplemente descubres muchas cosas, a veces intentando combatir el aburrimiento estudias una cara, intentas averiguar su historia o imaginar su destino o cuando directamente se lo preguntas y a veces las propias atracciones del metro (como las divertidísimas huelgas) no te dejan tiempo para el aburrimiento y además te mantienen en forma, te das cuenta de lo mucho que te gusta pensar y de que tal vez no seas la única persona en el mundo que piense lo mismo.
Tal vez a un madrileño o a un barcelonés esto le parezca una tonteria, pero aquí, donde el metro aun está naciendo y conservamos ese aire de pueblerinos asombrados por el tamaño de esta ciudad creciente si que puede importarnos.
En este mundo en el que nos cruzamos día a día cientos de personas, algunos ya nos conocemos y otros nos veremos solo una vez en la vida, en una ciudad bajo otra ciudad, en la que pasamos ya mucho tiempo, una vida bajo otra vida, una vida subterranea.

4 comentarios:

CEM20605 dijo...

holitas ^_^

Pues es verdad. A fuerza de hacer algo tan amenudo como ir al metro, al final te haces "amigo" de la gente que ves todos los días.

Lo que no me ha molado es eso de que parecemos pueblerinos... jeje, pero sí, el metro aquí aun le queda mucho camino por hacer, nunca mejor dicho.

besos

Por cierto, soy jandro :P

http://www.fotolog.com/rediar_x

VoNDaLv dijo...

Ay señor, Dios salve la línea 1. Pos eso, qué verdad tienes... :O En verdad rezo por ti todos los días para que no pase nada raro... o al menos demasiado raro.

Sigue escribiendo! Dame mi dosis!

Nyu!

Heishiro Sakai dijo...

Joaz, al final te hiciste un blog.

Bueno,que te vaya bien ^^

kissus :***

Branch Cinnamonomun dijo...

Perla, tienes que colgar los estudios de los pijos del instituto. Impepinable!